MI ESTILO DE VIDA ES SANO

Cansado a estas alturas de escuchar esa famosa frase de que la forma en la que he elegido vivir no es sana.

Si dices que llevas una dieta controlada; eso no es sano. Si haces deporte incluso en fines de semana; eso no es sano. Si te rodeas de personas con tus mismos intereses; eso no es sano. Si evitas el alcohol, tabaco, comida basura y drogas ilegales; eso no es sano.

Nos rodean muchas personas intolerantes, en mayor o menor medida todos somos un poco intolerantes con aquello que no acabamos de comprender. Por ejemplo solemos ser intolerantes con otras culturas u otras religiones que llevan su devoción a los extremos y nos parece normal que nuestros ritos religiosos y costumbres ancestrales sean las que son. Así es el ser humano y más aún el de origen latino.

Pues hoy voy a darle luz a todos aquellos que se agarran a esa absurda creencia de que quienes como yo dedicamos tiempo a cultivar nuestro cuerpo hacemos cosas que no son sanas. Incluso muchos se dirigen a nosotros con desprecio por una supuesta (e imaginaria) incultura que viene de la mano de un cuerpo bien trabajado y cuidado.

Es de poco inteligente y eso si que no es sano, pasar la vida formándose intelectualmente, culturalmente, aprendiendo idiomas, cursando carreras, etc … con la premisa de labrarte un futuro y desatendiendo el cuerpo. De poco te va a servir tener unos grandes conocimientos y una gran cultura si con cuarenta años dependerás ya de tratamientos médicos para mantener tu cuerpo en estado de supervivencia.

Digo yo que será más inteligente combinar ambos procesos de desarrollo, el mental y el físico. El contenido y el continente. ¿Qué mejor vejez que vivirla sintiéndose física y mentalmente joven?

Analicemos por tanto como vivo yo y deduzcan ustedes mismos si es un estilo de vida sano.

Por sano, hablamos de salud. Que según los entendidos viene determinada por tres factores, factores físicos, mentales y sociales.

Para no extendernos demasiado y salirme de ámbito me centraré en los factores físicos, ya que si hablo de sociales y mentales me saldría mi vertiente psicopedagógica y no hay espacio en este artículo que aguante tanta palabrería.

Muchos son los factores que pueden intervenir en mantener una óptima salud física. Solo con relacionarlos ya se verá evidentemente que define exactamente mi estilo de vida.

Ejercicio. La práctica periódica de ejercicio físico supone un beneficio indescriptible para nuestra salud. Ya es común en muchos médicos que “receten” actividad física a sus pacientes, porque es la llave para que nuestro cuerpo funcione correctamente.

Alimentación adecuada. Somos un organismo vivo y los procesos biológicos que se producen en nuestro interior tendrán una relación directa con los nutrientes que les aportemos, en cantidad y en calidad. Mi dieta se agarra a eso, a comer lo que necesito en cada momento y en la cantidad adecuada. No hay más.

Descanso. Fundamental para nuestro cuerpo disfrutar de un merecido descanso diario, porque en ese momento es cuando empieza la recuperación de todo lo dañado durante el día, momento donde además se regula todo nuestro sistema hormonal. Para quienes llevamos el fitness por bandera el descanso es un pilar fundamental.

Higiene. Por supuesto nuestra vida funciona muy bien basada en una disciplina y rutina diaria que se altera muy pocas veces y en la que es muy sencillo y casi natural incluir los hábitos de higiene más normales que nos permiten mantener la enfermedad alejada.

Factores externos. Por supuesto llevar este estilo de vida nos aleja casi sin querer de entornos e influencias del exterior poco interesantes para nuestros objetivos. No nos encontrarás en entornos donde las drogas, el alcohol, el tabaco, … tengan protagonismo. Evitamos las comidas basura, las zonas con polución, las amistades y relaciones personales tóxicas que trabajan en contra de nuestros objetivos, etc…

Genética. Bueno, no todo iba a estar de mi lado. La genética es determinante en la aparición de enfermedades y cuando toquen, tocarán. Pero si que podemos trabajar para que llegue lo más tarde posible y no acelerar su aparición.

Es decir, con todos estos factores controlados estaremos trabajando en un camino favorable para mantener nuestra salud. Por tanto mi estilo de vida sí que es sano. Y si aún así sigues considerando que estos dos de la foto no están sanos por seguir este estilo de vida, como dicen en mi barrio, háztelo mirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.