NO HAY ASCENSOR PARA EL ÉXITO

Pues no, no lo hay, hay que subir por las escaleras. 

Puede parecer una tontería esa frase que tanto escuchamos de los líderes y motivadores que circulan por las redes defendiendo el coaching personal y profesional, pero es que es muy cierta y es la clave para progresar también en nuestro deporte.

No hace mucho estaba tras bastidores en un campeonato de principiantes y se me erizó la piel al escuchar una conversación entre dos chicos jóvenes que debutaban ese día en competición ya que aseguraban que su objetivo era llegar a profesionales. Pero así de la noche a la mañana. 

No debe haber mayor error en la vida de un deportista que plantearse ese tipo de objetivos como principales. Eso sería querer saltar desde el suelo hasta la cuarta planta de una vez. Y no, no lo lograrás. 

La escalera que nos lleva al éxito está compuesta por una serie de peldaños por los que tendremos que pasar. Desde la adaptación, la formación, la experiencia, el fracaso, lesiones, recuperación, competiciones, etc… y quizás al final de esa escalera tras haber superado cada uno de los peldaños, te esté esperando la gloria, pero quiero ser sincero y hacerte ver que tendrás que pasar por todo eso.

Y aun me sorprende más cuando llega a mi consulta un joven que ni siquiera ha pisado un gimnasio en su vida con el objetivo de prepararse para competir y si es posible debutar en el regional que se celebrará dentro de dos meses. 

Todo esto me da miedo, porque desvirtúa y resta valor a quienes consiguen llegar al final del camino a base de años de trabajo y dedicación. 

Pecando de abuelito del deporte, cuando yo empecé en esto ni se me ocurría hablar de competición hasta que al menos lleváramos 3-4 años de entrenamiento a nuestras espaldas. Y el primer escalón de la escalera no era otro que debutar en un regional, luego conseguir el título regional y dar el salto a nacionales, intentar escalar puestos en nacionales y de ahí quizás comenzar una andadura complicada a nivel internacional que con suerte en unos años y si eres de esos que han sido tocados por la varita mágica de la fortuna y la genética, logres el acceso a la liga profesional.

Si tienes intención de debutar este año en competición, hazme caso por favor, ponte metas sencillas y asequibles, trabaja duro para lograrlas y según avances plantéate el nivel superior, pero no entres en el mundo de la competición con el único objetivo de llegar a la cumbre si o si, porque en ese caso no disfrutarás de lo mejor que te puede ofrecer este deporte, la sostenibilidad en el tiempo.

MARCOS HERRERA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.